Ejercicio compartido de Creatividad y Microliteratura. ¿Quien se suma?

Club Seis

Por Carmen María

La primera vez que supe de los haikús, estudiaba la Licenciatura en Letras y mi  maestro de lingüística,  el poeta Jorge Cortés, en una de sus disgregaciones  habituales, nos habló de esos breves poemas de origen japonés que se leen en el  tiempo que dura una respiración. Según él, un verso debería describir  quietud, otro movimiento, y el tercero ser una síntesis de ambos, como el  famoso haikú de Basho:

El estanque de piedra (quietud)
salta una rana: (movimiento)
ruido del agua. (síntesis)

Otros autores afirman que un haikú debe expresar observación o asombro del  poeta, que lo que distingue a un verdadero haikú de un simple poema de tres versos   es esa sensación de espacio, una especie de experiencia de dios que es muy difícil de  lograr, tanto, que Basho afirmaba que si uno consigue escribir cinco haikús en toda  su vida, es un escritor de haikú; si consigue escribir diez, es un maestro.

 

en este mundo
encima del infierno
viendo las flores
Issa

Pero también hay quienes dicen que basta con incluir un sentimiento, un suceso, y una estación del año o momento del día. Idealmente, debería ser patente uno de los cinco sentidos (observación) y el poema debe estar escrito en tiempo presente.

Los más estrictos aseveran que un haikú debe no ser mayor de 17 sílabas. Con versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. Sin embargo, hay quienes afirman que basta con que los tres versos sean cortos y que trasmitan esa sensación de espacio. Que parezcan como los tres trazos de un sencillo dibujo japonés, sin importar conteos de sílabas irrelevantes.

Ejersucio 

A Lúdico, sin embargo, le encanta lograr precisamente esas 17 sílabas a la manera tradicional, pero es lo único tradicional de su método para escribir haikús.  Según me ha explicado, a falta de dedos en sus manos para contarlas, se basa en el ritmo, para lo que es más sensible (como todos saben, toca el laúd).  ¿Cómo logra ese ritmo de manera tan exacta? Pues primero lee en voz alta muchos haikús, y después se fija en el objeto que tiene más a la mano para improvisar un poemilla.  Lúdico nos anima a hacer lo mismo para dominar la técnica del conteo de sílabas, como una especie de entrenamiento juguetón, o lo que es lo mismo, un ejersucio.

Con este lápiz
dibujo los minutos
mientras te espero.

Un libro y otro:
almohada y ventanal.
Es indistinto.

Con mi laúd
voy tocando tus notas
y no lo notas.

En mi maleta
el mundo está a mi alcance
cuando me duermo.

¿Quién se anima a ejersuciarse con nosotros? Como primer paso, a leer esta selección de haikús, con enlaces a más haikús. Ahora sí, a escribir imitando el estilo juguetón de nuestro títere. Si quieren, las siguientes palabras les pueden servir de inspiración:

Hormiga, taza, perejil, zanahoria, caja, antena, risa.

Este artículo ha sido reproducido con autorización de la autora del original publicado en su blog Difícil de Juglar (Taller de Literatura Creativa). Post original aquí.

Me permito incorporar mis respuestas al Ejersucio planteado por Carmen, animando a los lectores a hacer lo mismo en los comentarios a esta entrada y al post original,

Hormiga negra
trabajo sin pausa
forma caravana.

Es continente
de mi fugaz descanso
la blanca taza.

Con alma fresca
en coloridas mezclas
la zanahoria.

Miles de versos
(son muchos sentimientos)
en una caja.

Antenas listas
detectando presencias
de invasores.

Tarde nublada,
con un brillo lejano:
risas de niños.

Las horas pasan
y sigue la procesión
de las hormigas.

Es zanahoria
el color de tu pelo
y nariz roja.

Una taza de té
y sólo un poco de paz,
es mi ambición.

En muchas cajas
conservo tu recuerdo
y no me basta.

Mas post sobre Haikus en Club Seis:

Haikus en #ClubSeis.

Un #ClubSeis al paso: Atardecer con Haikus.

Haikus Pre-primaverales por @Otramaria.

 

Share

2 Responses to Teoría y práctica del haikú

  1. Avatar of admin

    admin

    marzo 23, 2011 - 13:18
    1

    COMENTADO EN LINKEDIN

    Excelente Mariano!
    Muchas Gracias.
    Saludos
    Silvia

    Silvia Sánchez (F + E Ferias y Exposiciones)

  2. lobolejano

    febrero 19, 2012 - 00:19
    2

    El conteo de sílabas en el Haikú no es irrelevante. Así como sucede en las formas poéticas occidentales que lo requieren (soneto, décima, sonetillo, etc) el conteo de sílabas produce una especial sonoridad dentro de la atmósfera general del Haikú, y le dota, a su vez, de un ritmo particular.

    Saludos

Deja un comentario

Posts with similar tags

Posts in similar categories

  • Escritores en Feevy

  • %d a los bloggers les gusta: