Por Carmen María.

La jugla facebookiana es un placer. Durante un año ha sido el clima propicio para ver nacer y crecer pequeñas maravillas literarias a través de los ejersucios. Como un homenaje a quienes jueglan con nosotros por ahí, esta selección de de textos con el enlace al ejersucio del que emanaron, donde podrán leer también las aportaciones de quienes  jueglan por el blog. ¡Gracias por este año!

Oriana Pickmann en Poemas para pegar en el refri II

Abril camina hacia mí
Acercándose lentamente
Pidiéndome que lo abrace
…Me susurra palabras al oído
El cual se estremece
En una mezcla de timidez y deseo
Anhelando tus manos traviesas
Perdidas en mi cabello distraído
Como aquella noche que aún duerme.

Ana Paola López en Versos sin mayor esfuerzo.

Respiración
lenta o necesaria
entrando vividamente a darme un sostén
como agua en el desierto
Si tan sólo hubiese más árboles

Nelida González de Tapia en Versos sin mayor esfuerzo.

Corazón
ardiente pero desesperanzado
huye lentamente
como pájaro herido
si tan sólo pudieras percibirlo.

Agustín Marcenaro en Poemas para pegar en el refri III

Escribo NO sólo para decirte:
Que me atragante
con el frío
que dejaste en
…la cama,
Sino también
para que me devuelvas
la cama.

y sepas:
que no voy a poder
digerirte
así como quien
digiere una alegría.
Y menos
Considerando
Que me podrías
Arrancar un pedazo
De todo esto.

Como sea
que perdones:
No lo hagas conmigo.
-Que no quiero deberte
más.

Alicia R. Serrano en Te receto un poema

Aveces pienso que soy como la mujer invisible para el mundo, entonces trato de creer en que exiten días color rosa.
Y es que en este momento deseo hacerme tan pequeña, pequeñita.. poder cruzar esa puertecita que me lleva al país de las maravillas…
pero solo estoy encerrada en esta máquina receptiva de imágenes y sonidos, esperando que aquel conejo saque de su sombrero la magia para desaparecer mi aburrimiento.

Virginia Marconi en Agua, aire, tierra y fuego

Mis afectos son muy variados:
Algunos…como tierra fresca que se mete bajo las uñas , luego de hacer el jardín sin guantes.
Otros son como agua de lluvia que me sorprende en la calle sin paraguas.
Varios son mis pasiones. Titilan como estrell …as en mis noches de naufragio.
Y TODOS Y CADA UNO son el aire que necesito para poder vivir.

Mary Dubini en Agua Aire, Tierra, Fuego

La tierra es como la madre;lo dá todo sin pedir nada a cambio.
Lenguas de fuego semejan tus ojos cuando te enojas.
El agua del mar es como un sedante para mis ansiedades.
Entre las montañas el aire parece invisible.

Dolores Acuña en Como en una canción

Ojalá que las hojas cuando se marchiten, no mueran nunca.
Ojalá que la lluvia no apague fuegos, sino encienda fogatas.
Ojalá que la luna multiplique sus caras en el lago.
Ojalá que la tierra me demuestre …cual es su extraña quietud, que la d …efine.

Ojalá que algún día vengas a buscarme con un traje negro con rayas blancas, una gran galera y un ramo de jazmines en el ojal.
Ojalá que algún día te pueda ver,en este tiempo, ahora, mañana, en el futuro,en el infinito y en el más allá.

Ojalá pueda pasear de tu brazo muy oronda, por la Jungla.

Elizabeth Rovella Pera en Cuenta con cinco palabras

Ya se hizo tarde- camina más rápido María –
Las hojas del tilo se arremolinan a nuestros pies para alimentar el clásico colchón que forman en Otoño.
La voz de nuestra madre a lo lejos, nos recuerda el tibio aroma de la hora del té.

Javier López en Acrósticos Jugletones

Sueños que se repiten cada noche
Una y mil veces, incesante
Soledad que no resisto bien
Porque no estás, una vez más no estás.
Invento mil formas de capturar tu esencia
Rechazo la idea de perderte
Otra vez en el aire, en un suspiro.

Zilniya en Poemas para pegar en el refri I

Hoy abrazo el calor del sol.
Hoy observo el aire desnudo de nubes.
Hoy escucho una tímida flor abrirse.
Hoy paladeo la tregua que da el invierno.
Hoy percibo que la primavera viene de visita fugaz.
Pero siempre recuerdo el futuro que aún espera, mientras reinvento el pasado con nuevos ojos.

Mariano en Alejemos a las Antimusas

Las antimusas siempre están enojadas. Precaución de tener siempre una sonrisa a flor de labios y una carcajada en el corazón.

A las antimusas les gusta interrumpir tu trabajo continuamente con tonterías que aparentan ser importantes. Recordar esto para mirarlas fijamente a los ojos y recordar que lo único importante es tu propio camino.

A las antimusas les gusta derribar castillos de naipes y andan siempre con un plumero tras las telarañas. Hacerse amigo de las arañas que nos tejen redes de protección.

A las antimusas les molesta que en los patios de las casas se junten las hojas caídas de los árboles. Sacudir con fuerza los jazmines para que caigan hojas y flores, y nos dejen en paz mientras se dedican a barrerlas protestando.

Angélica Santa Olaya en Lenguaje Poético

Este árbol es una nube enamorada del pasto que no quiere subir al cielo

Esta escoba es el cabello de una sirena que un marinero ató a la punta del mástil desde donde la miró por primera vez

El mediodía es la eterna carrera del minutero tras l …a hora que se pavonea a sólo unos segundos de distancia

Aquella mosca es el punto de mi texto que voló porque no le gustan los finales

Crista Burgos en Lenguaje Poético

Este árbol es como el techo de mis recuerdos, bajo el cual guardo tu nombre…

Esta escoba se lleva las huellas y con ellas también muchas historias jamás escritas…

El mediodía es un solo segundo que retiene el tiempo, para verte cruzar en l …a ventanilla…

¿Aquella mosca? es un fastidio, pero peor aun es un ¡¡¡mosquito!!!

Ikal Bamoa en Experimentar con el lenguaje

Lodo es una palabra que echa por tierra el buen nombre del agua.
Morado es una palabra roja con hipotermia.
Flor es una palabra tan erótica como pudorosa.
Salud es una palabra que precede al trago y sucede al estornudo.
Mesa es una palabra cuadrúpeda que se ordeña por encima.
Cana es una palabra que lleva su tiempo merecer.
Árbol es una palabra que genera libros y se puede hojear.

Mauricio Roverssi en Binomios fantásticos

El verde sentía vertigo en las alturas, por eso un día decidio quedarse amarrado a la tierra, entre los arboles.

En mi país las bicicletas se hicieron tan pero tan pequeñas, que perdieron dos sílabas y ahora les decimos cletas.

Era un truco sencillo -dijo el mago del pueblo- pero en vez de invocar a la Lluvia llamé alLago, y ahora, en vez de un incendio, tenemos una inundación!!!

Entonces, con un gesto de su mano, escribió su verdadero nombre en la niebla como si se tratase de papel. Y cuando se desvaneció comprendí, el regalo efímero que me había dado.

Adherimos al año creativo y de crecimiento de Dificil de Juglar reproduciendo este post de Carmen María. Post original aquí.

Share